Esta semana se publicaron los resultados de la última evaluación PISA cuyo foco principal fue la lectura. De los diez países que participaron en la evaluación latinoamericanos, Chile presenta el mejor desempeño en la lectura con 452 puntos (posición 43), sin embargo su resultado está por debajo del promedio de los países de la OCDE (487 puntos). Singapur, en la posición 2, obtuvo un promedio de 549 puntos, y Finlandia y Canadá, en la posición 6, obtuvieron un promedio de 520 puntos.

8028 estudiantes peruanos participaron en la evaluación. En la prueba de lectura Perú se ubicó en el puesto 63 con un puntaje promedio de 401. En comparación con el puntaje promedio de 327 del año 2000, hay una mejora significativa. Sin embargo, son casi dos décadas durante las cuales se han hecho reformas educativas, y si analizamos qué significan los resultados, podemos darnos cuenta de que las reformas no han sido suficientes.

PISA ha establecido seis niveles de dominio los cuales se relacionan con los puntajes de la siguiente manera: Niveles 5-6 más de 626 puntos, nivel 4 553–625 puntos, nivel 3 480–552 puntos, nivel 2 407–479 puntos, nivel 1 335–406. Los estudiantes que se desempeñan en el nivel 5 muestran una comprensión detallada de textos complejos con los que no están familiarizados, deducen qué información es relevante, evalúan críticamente y pueden establecer hipótesis. Los estudiantes que dominan el nivel 4 pueden responder a preguntas difíciles, ubicar información escondida y evaluar críticamente un texto. El 4,8% de los estudiantes peruanos alcanza el nivel 4 y sólo el 0,8% está en el nivel 5 (promedio de la OCDE es 9%).

El nivel 3, en que se sitúa el puntaje promedio de los países de la OCDE, es considerado necesario para lograr el éxito académico. En este nivel los estudiantes son capaces de realizar tareas de complejidad moderada, vincular distintas partes de un texto y relacionarlas con conocimientos familiares. De los estudiantes peruanos solo el 14,3% domina este nivel.

Los estudiantes que se desempeñan en el nivel 2 tienen habilidades lectoras básicas, como ubicar información directa, realizar inferencias sencillas e identificar lo que significa una parte bien definida de un texto. Estas habilidades se consideran necesarias para la participación ciudadana y el mundo laboral. Lo preocupante es que más del 50% de los estudiantes peruanos no alcanza este nivel 2. Los estudiantes que se desempeñan en el nivel 1 solo pueden reconocer el tema principal en un texto cotidiano, establecer una conexión sencilla con el conocimiento cotidiano y ubicar un fragmento de información.

Las instituciones educativas no estatales forman una parte importante del sistema educativo peruano y muchas no están orientadas solamente a la clase social alta sino a la clase social media o media baja también. Operan en condiciones muy diferentes y sus resultados requieren un análisis por separado. De los más de 8000 estudiantes peruanos que participaron en la evaluación, el 30% eran de instituciones no estatales. Los estudiantes de las instituciones no estatales obtuvieron un puntaje promedio mayor, con 457 puntos alcanzan el nivel 2, pero también este resultado está por debajo del promedio de los países de la OCDE.

En cuanto a la mejora del rendimiento en la lectura, si comparamos los últimos resultados con los resultados del año 2009, podemos notar que los estudiantes de las instituciones educativas estatales presentan una mejora más significativa (53 puntos) que los de las instituciones no estatales (22 puntos). También los estudiantes que mejoraron más su rendimiento son los que viven en condiciones socioeconómicas muy bajas.

A la luz de estos resultados podemos resumir que no es solo el estado peruano que debe seguir mejorando la calidad de la educación pública sino también las instituciones educativas privadas. Cada año la escasez de profesionales es noticia en los medios de comunicación peruanos. La habilidad en la lengua materna es esencial para todo el aprendizaje, y en las sociedades de hoy, la competencia lectora básica es el requisito mínimo para el desarrollo individual, social, cultural y económico. En este mundo cada vez más globalizado y digital, Perú necesita más personas capaces de comprender textos complejos y evaluarlos críticamente.

Fuentes:

Categorías: Novedades