La música tiene un gran poder. Nos hace compartir emociones, es un lenguaje universal. En todas las culturas las personas cantan y bailan. La música provoca placer; nos relaja, nos alegra y nos hace recordar hechos del pasado. 

Existen muchos estudios sobre la influencia de la música en el cerebro. Las investigaciones demuestran que la música activa casi todas las áreas cerebrales y provoca cambios estructurales y funcionales en el cerebro. La música también estimula el cerebro y mejora el funcionamiento cognitivo, y así promueve la atención y el aprendizaje.

La mayoría de las personas son seres musicales, sin embargo, la música no tiene efecto en todos. Según los estudios, un pequeño porcentaje de la población mundial tiene amusia, deterioro de la capacidad musical. En cuanto a los demás, lo más importante es disfrutar de la música para poder obtener beneficios de sus efectos. No es necesario escuchar a Mozart, los estudios demuestran que el género musical no importa. La experiencia es individual; para que la música pueda tener efectos positivos en nosotros, nos tiene que gustar. 

La música es también una excelente herramienta de aprendizaje de idiomas. La melodía y el ritmo ayudan a memorizar palabras y frases. Además, las canciones ayudan a mejorar la pronunciación. Sin embargo, también es bueno escuchar música instrumental porque es más fácil concentrarse con música que no tiene letra.

Categorías: Novedades